La CIDH ha requerido una adecuación normativa al Estado argentino, que continua sin implementar a la fecha.